¡Acércate a la Macrofotografía!

¡Acércate a la Macrofotografía!

3 1822
Un euro sujeto entre dos dedos. Foto en blanco y negro, excepto ribete dorado de la moneda

Un euro sujeto entre dos dedos. Foto en blanco y negro, excepto ribete dorado de la monedaLa Macrofotografía consiste en fotografiar objetos de igual o menor tamaño a la película o al sensor fotográfico. Esto se logra con las cámaras réflex. Si bien las compactas ofrecen el modo macro -cuyo símbolo es una flor- tan solo simulan dicho efecto, sin llegar a alcanzar el nivel de agrandamiento necesario para la macrofotografía.

La Macrofotografía te permite aumentar la imagen del objeto hasta diez veces más de su tamaño, con la ayuda de unas lentes adecuadas. Eso sí, aunque te acompañe la luz natural, conviene emplear la luz del flash o de unos focos, para  que el fondo salga oscuro y el objeto quede bien expuesto. Toma tus fotos en la mejor calidad posible de tu cámara, y si quieres resaltar tu objetivo con respecto al fondo: abre el diafragma, mantén el ISO bajo y las velocidades muy altas.

El accesorio idóneo para realizar este tipo de fotografía es un macroobjetivo (suele tener una distancia focal entre los 50 y los 200 mm), que debido a la corrección de su óptica proporciona una gran resolución y contraste. Aunque si no puedes permitirte su coste, adquiere unas lentes conversoras macro.

Dos Trucos de Fotografía

Hazte con una lupa, que colocarás entre el sujeto a fotografiar y el objetivo de la cámara. También, si inviertes tu objetivo y lo unes al cuerpo de tu cámara, conseguirás un efecto similar. Es sencillo unir cuerpo y objetivo. Basta con agujerear –con un cutter o una segueta- la tapa de protección del cuerpo. Una vez efectuado el orificio, debes pegar con cinta adhesiva el objetivo invertido y la tapa, que finalmente deberás enroscar al cuerpo de tu cámara.

Es fácil crear un artilugio que haga las funciones de difusor de la luz del flash. Coge cualquier envase que tenga una forma más o menos rectangular (por ejemplo: una flanera), agujerea la base (de los lados más largos) para hacer pasar el flash y cubre la superficie con una hoja blanca de papel. Otro modo de operar, sería dirigir el flash a un reflector. De estas dos maneras, conseguirás que la luz se despliegue de una forma más homogénea.

Trucofoto te anima a… ¡explorar ese gran pequeño mundo que habita en tu vida cotidiana!

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

3 COMMENTS

Deja un comentario