Si tienes estilo, protégelo como se merece

Si tienes estilo, protégelo como se merece

¿Dirías que tienes estilo?, ¿cuál piensas que es tu sello personal cuando haces una fotografía? Si no has sabido responder: malo. Pero no se trata de desanimarte, ni mucho menos, lo que me gustaría que supieras -por medio de este artículo- es si tienes personalidad fotográfica. En caso afirmativo, ¡mímal@!, y si aún no has definido tu manera singular de hacer fotografía, ¡descúbrela!

Fotografía en blanco y negro de una mujer bajo su paraguas entre una hilera de casitas y una valla
Fotografía del artista Gustavo Ángel

Han pasado varias décadas desde que un joven pariente mío -sordomudo y artista donde los haya- pintó este cuadro para mí, en el que se ve una mujer con un paraguas pasando detrás de una valla de madera, en su pueblo natal: Valverde del Camino (Huelva).

Al entregarme el cuadro me di cuenta que la valla no guardaba las normas clásicas de una valla, ya que los palos verticales deberían estar por delante -o por detrás- de los largueros horizontales, que dan -en realidad- el soporte a toda la valla. Por tanto, esta parecía cortada de un tablero, donde palos y travesaños parecían pertenecer a la misma pieza.

Le hice el comentario al pintor y éste, sin pensarlo lo más mínimo, me contestó -en su trabado pero perfectamente comprensible lenguaje- que así es como lo veía el artista… tirando toda mi lógica por los suelos. ¿Qué quiero contar con éste ejemplo? Que el profano no puede, ni debe, incidir en la visión global y creativa del artista, ya sea pintor, fotógrafo, arquitecto, escritor, etc.

A pesar de esto, todos, incluso los grandes, han recibido fuertes críticas hacia su obra o estilo. Gaudí, por ejemplo, al que otros arquitectos le dijeron que su Sagrada Familia de Barcelona no aguantaría hasta el final de la obra, o la mismísima Torre Eiffel, que fue considerada en su día como un “pegote” por una legión de detractores…

Un día le enseñé a un fotógrafo -y excelente pintor- una de mis pocas creaciones pictóricas, un San Juan Bautista con su cordero. Recuerdo que para mí estaba bastante bien, ya que cuidaba hasta el más mínimo detalle.  Su comentario me desmoronó por completo: “…No busques nunca la perfección, porque no existe, siempre habrá alguien que lo hará mejor que tú…”.

Crea tu estilo propio, inventa, encuentra una realidad incluso donde no la hay, y no te apartes nunca de tu propio estilo, ya que con el tiempo acabará siendo tu sello personal. No podemos olvidar en ningún momento que las artes, sean de la índole que sean, seguirán siempre un proceso evolutivo relacionado con el tiempo.

Miró construyó su propio estilo, Dalí y Picasso crearon formas surrealistas, así como la pintura Dada y el Collage -que tuvieron su época dorada- como ocurrió también con el realismo, el impresionismo, el cubismo, etc. La época de Rembrandt, Miguel Ángel, Velázquez, Zurbarán o el Greco había pasado. El detalle importaba poco. Lo novedoso, lo creativo llamaba ya a la puerta de un futuro naciente.

Dejemos pues, que el fotógrafo siga su camino, su inspiración, sus impulsos, invente nuevas sensaciones, nuevos motivos… dejémosle recrear su estilo propio, aunque en ocasiones parezca algo incomprensible o descalabrado, porque éste será, a la larga, su “cachet” particular.

 

Si deseas compartir alguna foto con historia con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook.

Si te ha gustado el post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

2 COMMENTS

Deja un comentario