¿Por qué te dedicas a la fotografía de bodas… con lo aburrido...

¿Por qué te dedicas a la fotografía de bodas… con lo aburrido que es?

Este comentario es uno de los que más oigo, cuando cuento que llevo más de siete años haciendo fotografía de bodas, a compañeros y amigos fotógrafos (ya sean aficionados o profesionales).

Algo en mí se despierta, y comienzo a explicarles que nada más lejos de la realidad, que el reportaje social en general -y la fotografía de bodas en particular- es una experiencia única que te obliga a dar en cada trabajo lo mejor de ti mismo, como persona y como fotógrafo: ya que no hay dos parejas de novios iguales, tampoco hay dos bodas iguales.

Es cierto que tradicionalmente este tipo de tareas se limitaba a un A+B+C (anillos, reportaje y tarta), en el que todas las fotografías eran casi siempre posados y muchos profesionales se limitaban a repetir una y otra vez el mismo patrón.

Afortunadamente, cuando yo empecé casi por casualidad, en este fascinante mundo de la fotografía de bodas, las cosas habían cambiado mucho. Tuve la oportunidad de iniciarme con una gran fotógrafa y amiga, que me enseñó a amar esta disciplina, a aplicar en mi trabajo todo lo que aprendía en otras ramas de la fotografía y a crear e innovar en cada nuevo proyecto que realizábamos. Así, poco a poco, año a año, hasta que me sentí preparada para lanzarme a la aventura de crear mi propia marca y lanzarme por mi cuenta.

Fotografía en blanco y negro de un plano de la fotógrafa Mariam Useros
Fotografía de Mariam Useros

Mausba Foto tiene apenas dos años de rodaje. Sin embargo mi experiencia al lado de otros compañeros, me ha animado a compartir con vosotros algunos pequeños trucos sobre cómo afrontar un reportaje social.

Desde mi punto de vista, la única diferencia entre un fotógrafo aficionado y un fotógrafo profesional es que este último tiene que cumplir con la legalidad: pago de autónomos, declaraciones trimestrales, IVA, facturas… Pero a la hora de coger la cámara, no hay diferencias entre uno y otro, salvo quizás la experiencia. Seas aficionado o profesional, puede que mis consejos o anécdotas te sirvan para tu propia labor. No obstante, deseo recibir vuestros comentarios y sugerencias, ya que si algo he aprendido en todos mis años como fotógrafo, es que cuanto más compartes con los demás, más aprendes.

Yo no puedo deciros como se debe realizar el trabajo fotográfico de una boda; pero sí puedo daros mi punto de vista basado en mi propia experiencia. Si al final mis consejos y la práctica y dominio de vuestro propio equipo os animan a dar el paso y afrontar vuestra primera boda o evento social, hacedlo cumpliendo siempre con la legalidad y con plena confianza en vosotros mismos. Recordad que una boda es un acontecimiento único e irrepetible, y no sirven excusas si hacemos un trabajo mediocre.

En un par de semanas, empezaremos con la primera lección: PREPARACIÓN DEL EQUIPO.

 

Si deseas compartir alguna fotografía de tu boda con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook

Si te ha gustado el post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

7 COMMENTS

  1. […] Desde el momento en que los novios ya son marido y mujer, y antes de la celebración del banquete, estos pasan a ser nuestros cómplices en busca de las fotografías que hagan recordar ese fantástico día. Se trata de un periodo de tiempo mágico en el que por fin pueden estar juntos y “solos” celebrando su amor. Nuestra magia fotográfica será la capacidad de captar esos instantes únicos, una vez han pasado los nervios iniciales de la boda. […]

  2. […] Aunque la ceremonia es uno de los momentos más importantes de la boda, y no podemos fallar, no es de los más complicados de la celebración. Hoy nos ocuparemos de un instante divertido aunque muy fugaz, que nos obliga a tomar decisiones y actuaciones muy rápidas: el lanzamiento del arroz a los novios… en tus fotos de bodas. […]

Deja un comentario