Fotografía social

José Manuel Val.- Vivimos tiempos donde la ausencia de la libertad de expresión, y sobre todo, la línea editorial de los grandes medios de comunicación, censuran la información (escrita o en imágenes) en pos de la politización del mensaje.

Hoy en día es sumamente difícil encontrarse con un medio de comunicación realmente independiente. Periódicos, radios, y televisiones sirven un interés político y económico, claramente partidista, que busca favorecer los intereses de la ideología que lo sustenta.

Fotografía en blanco y  negro de una mujer con la cabeza ensangrentada, inmovilizada por un policía

Por eso, existen noticias que clarísimamente pasan por alto, y no se pueden leer, ver o escuchar en los medios tradicionales a los que tienen acceso el grueso de la sociedad. Si la noticia afecta a alguno de los poderes del Estado -que a su vez protegen los medios de comunicación- esta directamente desaparece, y tan sólo accedemos a ella si alguna agencia de noticias -normalmente extranjera e independiente- ha cubierto el evento o momento, y siempre a través de algún medio lejano que ha comprado dicha primicia.

Es aquí donde toma una importancia fundamental la fotografía social, el fotoperiodismo de altura que realizan unos cuantos fotógrafos freelance, que posteriormente ponen en el mercado sus imágenes. Estas, pese a la represión de gobiernos, que con estúpidas y anacrónicas leyes tratan de censurar el trabajo de sus autores sobre el terreno, terminan llegando al consumidor final, ya sea a través de Internet, agencias de noticias, o medios de comunicación extranjeros.

Fotografía en blanco y negro del primer plano de una mujer durante una manifestación ciudadana

El pasado día 28 de enero se ha inaugurado en Madrid -en la Escuela Julián Besteiro- una exposición de fotografías con este carácter, bajo el título de #Crisis / Contestación Social. Allí podemos ver los impactantes trabajos de 4 fotógrafos (Luis Elvira, Kike Rincón, Czuko Williams y Rafael Roa), que no se pliegan ante esta censura, y tratan de acercarnos un poco más a la realidad de la crisis que a veces no sale en los medios. Se puede visitar hasta el día 28 de febrero de modo gratuito.

 

Si deseas compartir alguna fotografía social con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook

Si te ha gustado el post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

José Manuel Val.- Siempre he sido partidario, tal y como he entendido la fotografía desde mis comienzos, de recoger en mis tomas lo cotidiano, lo que ocurre a mi alrededor, como una manera de guardar y encerrar en imágenes una parte de mi historia, de mi vida. Supongo que de ahí nace mi afición por la fotografía social, y mi gran admiración por el fotoperiodismo en general.

Esta semana hablaba con un gran amigo y mejor fotógrafo, y me hacía notar la cantidad de poseedores de una cámara, que en su afán por recoger estos momentos, disparan y disparan a todo lo que hay a su alrededor. Esta tendencia es mucho más visible en nuestro género, donde existe una corriente que piensa que cualquier imagen vale, sin respetar unos criterios de encuadre, composición, contrastes, etc… en lo relativo a la técnica.

Fotografía en blanco y negro de una mujer de mirada expresiva, mientras sujeta una cuerda entre sus manos

Mi respuesta iba más allá: ¿qué pretendemos contar con esa fotografía o serie de fotografías? Y es que para mí esta es la clave -además de ser muy bueno técnicamente- un fotógrafo documental debe siempre contar una historia, ya sea como parte de una serie, o con una fotografía concreta.

Mi consejo para todos aquellos que se inician en este apasionante mundo de la fotografía social es ese, que antes de disparar piensen, escriban, decidan qué quieren contar, para a continuación proceder a su ejecución con unos parámetros técnicos adecuados, que harán que su trabajo sea especial.

Planificar, pensar, esperar el momento y disparar debería ser el flujo correcto de trabajo.

 

Si deseas compartir alguna fotografía social con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook

Si te ha gustado el post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

José Manuel Val.- Fotografía Social, fotoperiodismo, fotografía callejera, fotografía documental… Mil y una maneras de nombrar un estilo fotográfico con un objetivo mucho más profundo que el meramente artístico: mantener un lenguaje propio.

No es una televisión, no es una radio, ni un periódico, sin embargo me cuenta una historia. Me introduce en un lugar y momento determinados, hace que me sienta dentro del mismo, e incluso llegue a divertirme, indignarme, sufrir o llorar como lo hacen los personajes de esa historia.

Fotografía en blanco y negro de una rebelión contra la guardia en la mina de oro de Sierra Pelada (Brasil)
Fotografía de Sebastiao Salgado

Y es que eso es la fotografía social, una historia captada en una o varias imágenes, que transmite todos los factores que se reunían en ese momento determinado.

He querido comenzar, en mi primer artículo en Trucofoto, a hablar desde la base del tema al que me voy a dedicar. Ya que pese a que la Fotografía Social se encuentra presente a nuestro alrededor cada día, pocos o muy pocos son capaces de distinguir este tipo de fotografía, y muchos menos los que lo consideran un arte. Cuando en realidad, los padres de la fotografía han cultivado desde el principio esta especialidad fotográfica, y no sólo eso, sino que han sido los grandes maestros de la misma.

Fotografía en blanco y negro de un hombre en silla de ruedas en medio de la multitud
Fotografía de José Manuel Val

En mi blog –JMVALFOTO– realizo un estudio exhaustivo de estos fotógrafos sociales, y aquí en Trucofoto veremos muchos más. Pero hoy no pretendo más que introduciros en las entrañas del maravilloso mundo de este arte, y que desde el comienzo ha marcado mi estilo fotográfico. Esta mezcla de arte y periodismo, este compromiso social que ha unido a grandes nombres de la fotografía internacional (Henri Cartier-Bresson, Diane Arbus o Steve McCurry) y española (Samuel Aranda, Bernat Armangué o Diego Ibarra), también cultivará mis artículos. Y espero que os haga estremecer tanto como a mí.

¿Y tú? ¿Qué referencias has tenido de la Fotografía Social? ¿En qué momentos de tu vida ha estado presente?

 

Si deseas compartir alguna fotografía social con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook

Si te ha gustado el post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

El valor ético de la fotografía documental puede ser denunciar una situación e intentar cambiarla o concienciarnos de algún hecho concreto y relevante. Una foto denuncia siempre es necesaria, aporta y suma, además de posibilitar el cambio o transformación de alguna injusticia social.

Fotografía en blanco y negro de cuatro combatientes de la Guerra Civil en Siria dentro de una habitación
Premio Pulitzer de fotografía de 2013 concedido a miembros de Associated Press.

Ahora mismo Facebook o Twitter son dos de los medios más potentes para ejercer tu derecho a practicar la foto denuncia. Así que las redes sociales son una especie de altavoces de protesta social, donde la suma de la unión hace la fuerza y una imagen vale más que mil palabras, movilizan a la gente.

Foto denuncia la subida ilegal de fotos

Al mismo tiempo, la Red puede volverse en tu contra cuando alguien sube en internet una foto o video tuyos sin tu debido consentimiento. Recuerda, que si esto te ocurriera, se considera delito (que conlleva sanción económica y/o pena de cárcel). En este caso, lo más efectivo es ponerse en contacto con los propietarios del sitio web para que lo retiren cuánto antes. Y después, si lo crees oportuno, poner la pertinente denuncia en el Juzgado, en la comisaría de la Policía Nacional o en el cuartel de la Guardia Civil.

Existen casos de compleja resolución pues se solapan el derecho a la información y el derecho al honor, la intimidad y la imagen, ya que ambos son igual de constitucionales.

Fotoperiodismo o la fotografía como denuncia social

El poder racional o emotivo de una foto denuncia social es evidente y no tiene límites. El fotoperiodismo puede recoger determinados hechos de actualidad social, donde la imagen refleje directamente el acontecimiento, o captar una instantánea simbólica, que se convierta en un icono universal.

Fotografía en blanco y negro de un niño arrastrando un carrito tras el Huracán de Haití
Patrick Farrell del The Miami Herald. Premio Pulitzer de fotografía de 2009

Si quieres contemplar el impacto y el valor de esta práctica fotográfica, no te pierdas el documental Material sensible.

Foto denuncia judicial

Este tipo de foto denuncia puede ser de inmenso valor como prueba documental en los procesos judiciales. Bien es cierto, que aunque quede demostrada la veracidad de las mismas, siempre será el juez quien tendrá la última palabra para desestimar o no las fotografías que prueben los hechos juzgados.

Sugerencia Trucofoto: Foto denuncia cualquier injusticia o situación digna de cambio y envíala a la institución adecuada o algunas de las webs habilitadas  a tales efectos (fotodenuncias.net y fotodenuncia.org). Para ello también puedes bajarte esta aplicación móvil.

Si deseas subir alguna foto denuncia, hazlo en nuestro canal de facebook.

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.