Fotografía Especializada

Fotografía realizada por La casa de las Fotos

La mayor parte de fotógrafos de recién nacidos generalmente aconsejan a los padres interesados en una sesión fotográfica que ésta se realice antes de las primeras dos semanas de vida. No obstante, los días pasan muy rápidamente y en ese periodo de tiempo, ante tanta novedad, noches sin dormir, visitas de amigos y familiares, trámites legales y un largo etcétera resulta complicado sacar tiempo suficiente para llevar a cabo esas fotografías.

Son muchos los profesionales que rehusan realizar sesiones de bebés con más de 14 días pero nosotros creemos que cualquier etapa es especial y preciosa en sí misma por tanto no podemos dejar de captar esos momentos. Existen algunos trucos para fotografiar bebés de más de 2 semanas que pueden facilitar mucho la labor del fotógrafo.

1 – No forzar las poses

Muchos padres desean tener alguna fotografía en la típica posición fetal o de “ranita” que han visto, ya sea a través de Internet o en algún reportaje a los hijos de sus amigos. No obstante, antes de empeñarse en tener esa fotografía concreta, es importante saber que esas posturas se vuelven cada vez más complicadas según el bebé va creciendo. Pasadas las dos semanas la dificultad en realizar este tipo de fotografías aumenta considerablemente ya que los bebés están continuamente realizando estiramientos como método para descubrir su pequeño cuerpo. Por esa razón, lo más eficaz es dejar que se muevan libremente e intentar capturar esas posturas tan tiernas como divertidas y, como no, centrarnos en captar la expresión de sus ojos descubriendo el mundo.

Bebé captado de forma natural
photo credit: Josefina

2 – Elegir accesorios adecuados

Las poses de desnudo pueden ser más complicadas cuando intentamos fotografiar bebés de más de 2 semanas. Estos bebés “creciditos” se mueven mucho más, por lo tanto el riesgo de que en la fotografía salgan partes no deseadas es muchísimo mayor. Esa es la razón por la que se recomienda el uso de mantitas, wraps o muselinas. Esto se puede combinar con el uso de cestas, cubos o cajas y rellenarlos con mantitas para que ellos se sientan más protegidos.

Fotografía realizada por La casa de las Fotos
Fotografía realizada por La casa de las Fotos

3 – Hacer partícipes a los padres en la sesión

Obviamente los bebés tienen una relación especial con sus padres por lo que es fundamental realizar unas cuantas tomas en familia. Cuando hacemos esto nunca podemos dejar de pensar en el objetivo fundamental: captar esa conexión paterno filial tan única y enternecedora. El resultado será igual de espectacular tanto si el pequeño se encuentra dormido como despierto. Por ejemplo, si estamos intentando hacer fotos al bebé en solitario y éste se muestra demasiado inquieto, un buen recurso es pasar directamente a hacer fotos en familia, ya que con sus progenitores al lado se relajará mucho más rápidamente.

El llanto de un bebé, un recurso fotográfico
Fotografía tomada por La casa de las Fotos

4 – Enrollarlos para tranquilizarles

Una sesión fotográfica de este tipo es totalmente impredecible, y más si pretendemos fotografiar bebés de más de 2 semanas, por esa razón tenemos que saber adaptarnos al bebé de forma inmediata. Una de las alternativas más utilizadas, es intentar enrollarles (delicada pero firmemente) de tal forma, que se sujeten muy bien los brazos y las piernas. Al revés de lo que nos pasaría a los adultos, esto suele agradarles hasta tal punto que, con un poco de suerte, hasta se quedan dormiditos.

La historia de la fotógrafia pasa por el Hammurabi, una de las primeras leyes escritas de la Historia
el código de Hammurabi, una de las primeras leyes escritas de la Historia

La historia de la fotografía no es más que la historia de la humanidad. Todo lo que ha ocurrido desde tiempos remotos ha provocado que hoy sea lo que es: un comensal vestido de arte que entró como invitado de piedra y no tardó en convertirse en uno de los protagonistas principales.

Desde el túnel de tiempos remotos, la comunicación entre los hombres ha sufrido alteraciones que no escapan al ojo crítico de cualquier investigador. Esto ya quedó patente (allá por 1977) con “Raíces”, la famosa serie televisiva de la historia de Kunta Kinte.

El conocimiento de todo ser humano se trasmitía por vía oral. Eran épocas antiguas donde los medios de comunicación no existían y las historias se transmitían de padres a hijos; desde secretos familiares para la fabricación de ciertos utensilios hasta potingues de todo tipo para los curanderos, mal de ojo, etc.

Los contactos entre las primeras civilizaciones, Cromañon, Neanderthal, Olduwai (Lucy) etc. fue abriendo el conocimiento de dialectos entre esos primeros pobladores. De ahí, nacieron los escritos (estelas) y las lenguas (copto, arameo, jeroglíficos, griego y otras tantas Indoeuropeas y asiáticas) en varios lugares del planeta.

La historia de la fotógrafia pasa por el Hammurabi, una de las primeras leyes escritas de la Historia
El código de Hammurabi, una de las primeras leyes escritas de la Historia

Los historiadores no se ponen muy de acuerdo sobre los primeros asentamientos humanos dentro de un orden cronológico real e irrefutable. Algunos lo sitúan en Mesopotámia (o tierra entre dos ríos – Eufrates/Tigris), otros en Egipto, otros en China, y hay quienes, incluso, en la provincia de Huelva (Tartessos – Adolf Schulten).

Pasado ese primer periodo prehistórico, o mejor paleontológico, podemos considerar que la invención de la imprenta fue la clave del conocimiento humano. Luego llegó el cine mudo en blanco y negro y, en ese mismo siglo XIX, apareció la fotografía. Aunque para hablar de historia de la fotografía como tal no debemos olvidar que ya en época de Leonardo da Vinci se hicieron los primeros ensayos con una cámara oscura…

La primera descripción completa e ilustrada sobre el funcionamiento de la cámara oscura, aparece en los manuscritos de Leonardo da VinciEn un primer momento la foto estática, sin grandes pretensiones y avances técnicos quedó relegada a un segundo plano y sólo acontecimientos importantes eran fotografiados para la posteridad. Por el contrario, la divulgación escrita tenía un porvenir asegurado; mientras que el cine, aunque fuera mudo y en blanco y negro, era un entretenimiento que también tenía unas perspectivas bastante alentadoras.

Todo ese mundillo de la información y del espectáculo evoluciona y un buen día, sobre finales del siglo XX vemos dar un salto a la fotografía en general. Es un momento clave en la historia de la fotografía. La foto quiere un lugar en el sol, quiere imperar y brillar con luz propia imponiendo su propia Ley. Todo transcurre de esa forma, hasta que un día, la fotografía se convierte en imprescindible, ya no es un accesorio o complemento de otras artes…

Foto que muestra la historia de la fotógrafia

Cada detalle de la forma en que hemos ido evolucionando ayuda a realzar la figura de la fotografía. Cada vez somos más consumidores de información y cada vez esa información necesita ser más visual. Tal es así que, hoy en día, la mayoría de las empresas necesitan sí o sí su departamento de comunicación o información y fotográfico. Los accidentes, las multas de tráfico, la construcción, los apartamentos, los muebles, las bodas, las publicidad de los grandes almacenes, las investigaciones policiales o arqueológicas, y un largo etcétera. Ya no hablamos de un invitado de piedra, hablamos de una realidad palpable que ha llegado a la cumbre por méritos propios.

Que estamos en una sociedad cada vez más visual es una realidad, no obstante, ¿Qué lugar ocupa la fotografía – no solo como arte sino también como algo funcional? ¿Podríamos afirmar que hasta cierto punto ha desbancado a otros artes como el cine o la literatura? En mi opinión, Literatura, Cine y Fotografía conforman un trío de ases inigualable que conviene respetar en la justa medida; pero siempre pensando por supuesto, que: “…Al Cesar hay que darle lo que pertenece al Cesar…”

Una de las facetas primordiales que se debe comprender cuando te decides a crear tu propio estilo -en la fotografía construida- es el hecho de concienciarse en establecer una relación íntima con nuestro quehacer artístico.

De-la-sériaFuertes-silencios11
Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/

Los procesos creativos aún son un misterio. En ocasiones las mejores ideas se te pueden ocurrir en los momentos más inesperados, por eso, es bueno cargar siempre con una libreta y anotar todo lo que creas que tiene un valor: hasta las ideas más “tontas” en ocasiones suelen ser las mejores. Muchas veces nos pasa que no valoramos las ideas que tenemos: gran error.

De-la-sériaFuertes-silencios33
Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette

No le des demasiadas vueltas a tu cabeza, para no enredarte en tus propias ideas. A veces no es bueno pensar tanto y conviene hacerlo -más tarde- una vez iniciado el camino. Empezar es vital. Cuando lo haces, ya no podrás parar: es una motivación muy potente ver como se va materializando tu idea.

De-la-sériaFuertes-silencios44
Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/

Comprométete a trabajar con materiales específicos y ciertas técnicas durante un periodo. Date tiempo -traza metas- para conocer comportamientos, ángulos, texturas, iluminación, etc. Cuando creas que ya no hay más opciones, fuérzate a seguir explorando, y te toparás con sorpresas (y gracias a ellas podrás empezar a controlar y manipular tus ideas).

De-la-sériaFuertes-silencios55
Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette

Practica y sigue practicando, pues nadie nace virtuoso. La experimentación es el secreto: dedícale mucho tiempo a tu quehacer artístico -no lo veas sólo como un pasatiempo- por que así no llegarás a crear tu propio estilo. Hay que dedicar horas y horas a nuestra pasión (como si del amor hacia un hijo se tratara).

De-la-sériaFuertes-silencios66
Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/

Posiblemente el punto más importante sea que debemos permitir a nuestro arte tocarnos, que nos rompa y nos desnude. Debemos de enfrentarnos a nuestros monstruos (con nuestro yo más sincero). Auto-conocernos por medio de nuestra disciplina artística, hará que empecemos a delimitar/seleccionar temas y técnicas, que a su vez contribuirán a profundizar en un determinado campo y en tu propio estilo. Recuerda que todos cambiamos y tu estilo te llevará al descubrimiento de otros nuevos.

De-la-sériaFuertes-silencios77
Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette

Te presento a Citlalli González, apasionada fotógrafa estenopeica desde 2006 -comunicóloga de profesión que practica la fotografía desde hace 15 años- originaria de la ciudad de Guadalajara (Jalisco, México).

Fotógrafa Citlalli González siendo entrevistada
Entrevista a la fotógrafa estenopeica Citlalli González

¿Por qué te apasiona tanto la fotografía estenopeica?

Desde que la descubrí me pareció una excelente manera de repensar la imagen fotográfica, de tratar de entender mejor la luz y el tiempo.

¿Vale la pena continuar con esta técnica en un mundo repleto de tecnología?

Por supuesto, estamos en un momento en el que tenemos muchísimas opciones para hacer imágenes y cada una de ellas nos permite distintas formas de abordaje.

¿Qué tipo de material es la cámara que utilizas?, ¿tú misma las elaboras?

De cartón. Sí, normalmente yo hago las cámaras fotográficas con las que trabajo.

Fotografia panorámica en blanco y negro de un faro
Fotografía estenopeica de Citlalli González – http://citlalligonzalez.com/

Cada vez es más difícil encontrar material fotográfico (como rollos, papel…) o lugares para la impresión y el revelado, ¿crees que ésta técnica se pueda mantener vigente? 

Yo creo que está regresando el interés por trabajar esta técnica y con ello los materiales fotográficos, que decían se habían dejado de hacer, han vuelto a estar a la vista. Es cuestión de organizarse un poco para conseguirlos o bien, si no se quiere depender de la oferta, habría que fabricarse los propios materiales. Siempre hay forma de seguir trabajando.

¿Cuál es tu mayor satisfacción al entrar en el mundo estenopeico y mantener viva esta técnica fotográfica?

En mi caso es un placer. Es algo que hago porque me apasiona. Siempre es lindo que alguna persona conecte con el trabajo que hago, pero no es una finalidad. Es importante dar a conocer el abanico de posibilidades que existe para hacer fotografía. En ese sentido, me da gusto compartir con mis alumnos, y si hay alguno que se interesa particularmente por la imagen fotográfica es muy enriquecedor.

Fotografía panorámica en blanco y negro de una embarcación sobre el agua
Fotografía estenopeica de Citlalli González – http://citlalligonzalez.com/

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Buscar espacios para que se vean las dos exposiciones que tengo montadas –‘Esto no es un unicornio’ y ‘La memoria y la sal’– y seguir trabajando en otras series que tengo comenzadas.

Fotografía de gente contemplando diversas fotografías enmarcadas y colgadas en una pared blanca
Asistentes contemplando la exposición fotográfica ‘La memoria y la sal’, de Citlalli González

Si deseas seguir más de cerca el trabajo de Citlalli, entra a su Web o a su página de Facebook.

0 3081

¿Alguna vez has probado a capturar con tu cámara las explosiones de globos rellenos de agua? Este proceso es muy creativo e interesante. Yo realizo este truco llenando de agua globos más grandes de lo normal (los que sirven para hacer piñatas). Con ellos la explosión generará formas más espectaculares, aunque también es una buena opción intentarlo con globos pequeños.

Componentes necesarios:

– Un espacio (que se pueda mojar).

– Tu cámara.

– Un flash externo.

– Un globo con agua.

– Dos sillas.

– Un palo de escoba.

– Una tela negra.

Construye imágenes de explosiones de globos
Fig. 1: Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/
  • Coge la tela negra, para cubrir el fondo y los lados de la escena. Coloca el palo de escoba sobre las dos sillas y ata el globo al palo. (Fig. 1)
Construye imágenes de explosiones de globos
Fig. 2: Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette
  • Ubica tu cámara sobre un trípode, frente al globo. Sitúa tu flash a medio metro, un poco más arriba y detrás del globo. También utilicé una lámpara extra y la ubiqué frente a la escena, aunque basta con que tu espacio disponga de algo de iluminación.
Construye imágenes con explosiones de globos
Fig. 3: Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/
  • Configura tu cámara a v/1200 o 1/300, con unas aperturas de f.18 o f.20, y una sensibilidad de 200 ó 400. El objetivo es oscurecer toda la escena menos el agua. Además de programar el zoom de tu flash a 70 y la potencia a 8 (te aconsejo que realices varias pruebas a partiendo de estas medidas).
Construye imágenes con explosiones de globos
Fig. 4: Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette
  • Pídele a alguien que te ayude a pinchar el globo, mientras oprimes el botón de tu cámara. O si tienes un disparador automático, podrías hacerlo tu mismo. (Fig. 2 y 4)
Construye imágenes de explosiones de globos
Fig. 5: Fotografía de Lizette Abraham – http://lizetteabraham.com/
  • Edita tus imágenes y aprovecha los fondos negros. Busca realidades en las explosiones: prueba unir unas figuras con otras, multiplicarlas, recortarlas o colorearlas. El proceso de la edición irá a gusto del fotógrafo. En mi caso, multipliqué la misma imagen descubriendo unas figuras parecidas a dos patos, capté el encuentro entre dos explosiones y localicé a través del color la forma de un pescado. (Fig.3,5 y 6)
Constuye imágenes de explosiones de globos
Fig. 6: Fotografía de Lizette Abraham – @AbrahamLizette

Es conveniente realizar muchas pruebas de explosiones de globos para descubrir -con la ayuda de tu imaginación- inesperadas formas, y no olvides en ningún caso: ¡divertirte!

¿Alguna vez te has parado a pensar que aquella vieja cámara fotográfica que tienes abandonada, o en algunos casos de adorno, pudiera revivir y darte grandes resultados al convertirla en una cámara estenopeica?

María Rosa Fiscal sostiene y contempla sonrientemente su vieja cámara fotográfica
Imagen de María Rosa Fiscal – @anhelrobledo

Les contaré una historia. Hace unos meses mi amiga María Rosa Fiscal -escritora duranguense- me obsequió dos hermosas cámaras fotográficas SIX-20 BROWNIE E, utilizadas por su mamá en 1938 aproximadamente y por ella sobre 1951, cuando la recibió como regalo de Navidad.

Maria Rosa Fiscal muestra sonrientemente su vieja cámara fotográfica
Imagen de María Rosa Fiscal – @anhelrobledo

María Rosa recuerda que fue una cámara muy productiva, que le acompañó durante sus viajes al extranjero. Las fotografías obtenidas -todas en blanco y negro- mostraron las ocasiones especiales de su niñez y, sobre todo, de su etapa estudiantil.

Rosa Marbella contempla sonrientemente su "nueva" cámara estenopeica
Imagen de Rosa Marbella – @anhelrobledo

Mi hermana Rosa Marbella y yo, decidimos dar vida a una de esas “nuevas” cámaras -después de más de 60 años en desuso- con la incertidumbre de su funcionamiento. Le colocamos un rollo a color de 120 mm, emprendimos la aventura y nos fuimos a un paraje natural de la Sierra de Durango -llamado “Salto del Agua Llovida”- y… ¡Oh sorpresa!, los resultados fueron sorprendentes.

Rosa Marbella muestra alegremente su cámara estenopeica en plena naturaleza
Imagen de Rosa Marbella – @anhelrobledo

La cámara funcionó, aunque con algunos imprevistos, pues no salieron la totalidad de las imágenes. Finalmente las fotografías fueron muy de nuestro agrado, al ver plasmado el bello paisaje, que hoy compartimos con Trucofoto.

Fotografía del "Salto del agua llovida" en el estado de Durango (México)
Fotografía del “Salto del agua llovida” en el estado de Durango (México) – @anhelrobledo

Así que, como siempre digo: todo es posible. Por lo que te animo a desempolvar esa vieja cámara fotográfica -guardada u olvidada en cualquier lugar- y déjate impresionar con unos emocionantes resultados.

Convertir una fotografía en caricatura

Hay diversas formas de convertir una fotografía en caricatura de manera manual. Lo ideal es utilizar una tableta para dibujar, las cuales pueden conseguirse hoy día a un precio relativamente económico. La pluma de esta tableta sirve como ratón y te facilitará la tarea de convertir tus imágenes fotográficas para que parezcan dibujos. No obstante, si no tienes, no te preocupes que se puede hacer igualmente.

Todo el proceso que vamos a explicar a continuación consiste en crear dos capas: una para trazar los contornos de la imagen, como si de un lápiz sobre papel se tratase, y otra para colorear el dibujo que hemos trazado previamente.

Empieza abriendo la imagen con la que quieres trabajar en Photoshop.
Imagen antes de ser editada
Antes de nada, separa tu imagen del fondo. Esto lo logras desde del panel de capas (situado a la derecha de Photoshop) haciendo clic derecho sobre la capa “Fondo” y escogiendo la opción Capa a partir de fondo. Si no encuentras la opción puedes continuar leyendo ya que no es un paso totalmente imprescincible.

1- Crea una capa nueva (para crear contornos)

Seleccionando en el menú superior: Capa > Nueva > Capa o con la combinación de teclas CTRL+MAYS+C. A continuación, te aparecerá una ventana para que le des el nombre a la nueva capa (nosotros la llamaremos “Capa Contorno”) y donde deberás dejar las opciones por defecto y hacer clic en OK.
Imagen de photoshop que ayuda a convertir una fotografía en caricatura
Rellénala de color blanco. Usando la herramienta Bote de pintura. Sitúa esta capa debajo de la de tu imagen. Ahora bájale la opacidad a tu imagen hasta 60-65% para que tome una tonalidad blanca.
Imagen de photoshop que ayuda a convertir una fotografía en caricatura
Ahora elige la herramienta Pincel y ajústalo a un tamaño de 3 o 4 pixeles.
Imagen de photoshop que ayuda a convertir una fotografía en caricatura
Trabajando en la capa blanca (“Capa Contorno”), traza con este pincel con color negro los contornos de las figuras en la fotografía. Ayúdate acercando la imagen con la herramienta zoom en la barra lateral para ser más preciso. Recuerda que si en algún trazo te equivocas siempre puedes deshacer la última acción pulsando la combinación de teclas CTRL+Z.
Imagen con el contorno trazado
Una vez trazados todos los contornos, sube de nuevo la opacidad de la capa, como al 75%. Enhorabuena acabas de finalizar el primer paso, y quizás el más importante, para convertir una fotografía en caricatura.

2- Crea otra nueva capa (para colorear)

Ahora, haz una nueva capa y sitúala sobre todas las capas arrastrándola con el ratón. En esta capa romperás el efecto visual de la fotografía, coloreando la imagen como si fuera un dibujo.

CONSEJO 1: Ajusta la herramienta de pincel con una dureza alta (100%). Si haces clic en el botón derecho del ratón (sobre cualquier área de tu imagen) mientras trabajas con el pincel: aparecerá la posibilidad de cambiar tanto la dureza como el tamaño del mismo.

CONSEJO 2: Si tienes la imagen original abierta en otra ventana de Photoshop. Presionando la tecla alt haz clic en una parte de la imagen. Con esto seleccionas un color de la imagen para el pincel, lo que te permitirá ir pintando en la nueva capa con los colores de la imagen original.

Como puedes ver convertir una fotografía en caricatura de forma artesanal no es algo complicado, solo requiere de algo de paciencia.
Resultado final que muestra el resultado de convertir una fotografía en caricatura
También puedes usar los efectos de superposición de capas para conseguir diferentes efectos.
Imagen de photoshop que ayuda a convertir una fotografía en caricatura
Haz clic para ver más fotos caricaturizadas y déjanos un comentario si te ha gustado o has encontrado alguna dificultad específica para hacer alguno de los pasos que hemos explicado.

Dedica tiempo y juega con el truco de convertir una fotografía en caricatura para que tus imágenes tengan un sello único y original.

el fotografo sin acento y su fotografía sin historia

el fotografo sin acento y su fotografía sin historiaPuede parecer una paradoja, incluso un contrasentido, hablar de “fotografo” y fotógrafo o de “fotografia” y fotografía. Como ya comenté en uno de mis artículos hay millones de fotógrafos y muy pocos profesionales que son auténticos superdotados.

Me consta que nadie saca una fotografía pensando que perdurará, se hará famosa y quedará en los anales históricos como una obra maestra, sin embargo, me han enseñado fotografías que, según el autor, eran muy buenas y la verdad…….. ¿os ha pasado también a vosotros?

Otro caso distinto, son las fotografías de una boda de Reyes o personajes relevantes, de una conferencia entre hombres de Estado o de un cataclismo. Estas pueden tener una importancia relativa, pero siempre dentro de un contexto puramente histórico, del cual los medios se nutren constamente. Las demás, son el pan nuestro de cada día, en cambio, la verdadera fotografía hecha por el verdadero profesional, ni siquiera necesita carta de presentación.

En cuanto a la fotografía sin historia, tenemos un ejemplo patente en cualquier foto realizada por el clásico turista que ha comprado la mejor cámara del mercado para hacer uso de dos funciones: “on/off” y “click”. A continuación, nuestro “fotografo” comparte con su familia y amigos una fotografía hecha en el Campo de Marte con la Torre Eiffel de fondo. Me pregunto cuál fue su intención subconsciente antes de hacer la instantánea… ¿demostrar que está en París, o contar una historia alrededor de esa fantástica obra?

el fotografo sin acento y su fotografía sin historiaEn uno de mis múltiples viajes a lugares de inconfundible belleza como Holanda, Kenia o Egypto mi mujer me reprochaba: – tú no estás en casi ninguna…  – Y era cierto, pero ¿dónde está la notoriedad: en la persona, que en ese caso era yo, o en el entorno que pisa?

Y es que, en ocasiones, para acentuar esa belleza que te rodea, es necesario documentar tu fotografía. La Torre Eiffel, por ejemplo, todo el mundo sabe que es el emblema de Paris, pero muy pocos conocen su historia: ¿En qué siglo se construyó?, ¿cuál fue el motivo?, ¿París fué en realidad la primera ciudad que el artista escogió para construir esa fantastica obra?, ¿cada cuánto es necesario pintarla?, ¿en cuánto tiempo se construyó?, ¿cuántos metros mide?. Cualquier dato de esos que quede patente en nuestra escena la enriquecería considerablemente.

Recuerdo que al principio sacaba videos “olvidando” a veces las palabras del guía de turno que iba siempre por delante de mí. Terminé desechando la cámara de video y empecé a sacar fotos puntuales pero con historias, las mismas que contaban los guías.

Dejando a un lado la diferencia entre “fotografo” y fotógrafo, personalmente considero que una fotografía sin historia es un sucedáneo y, a título de muestra, propongo esta foto muy sugestiva pero que dice poco si no se conoce la epopeya y la historia del personaje y, por supuesto, el enclave actual del monumento.

el fotografo sin acento y su fotografía sin historia

Otro ejemplo que prueba la relación directa entre fotografía e historia quedó evidente con “La maleta mexicana“. Gracias a la información escrita de Robert Capa, se pudieron localizar lugares exactos 80 años después, donde esas fotografías fueron tomadas. Así que recordad: una buena fotografía siempre aumenta su valor cuando lleva de la mano una buena información.

Hoy hablaremos de cómo utilizar una película 120 mm en tu cámara estenopeica; Sin embargo, antes me gustaría recordar que la clave para que tus tomas sean todo un éxito no siempre está en los equipos utilizados sino en “hagamos lo que hagamos, hacerlo con entusiasmo”.

pelicula-120mm

En la era tecnológica en la que nos encontramos, conseguir película de formato medio 120 mm es una tarea bastante difícil, pero no imposible. Aún existen lugares dónde puedes encontrar, incluso con la opción blanco y negro o color, una excelente decisión, dependiendo del resultado que quieras obtener.

Colocar la película 120 mm es muy sencillo, pero requiere precisión. Si tu modelo de cámara es Ciclope, te será mucho mas fácil ya que tiene la medida ideal. De lo contrario, tendrás que construir tu cámara teniendo en cuenta las medidas de la película.

Pelicula 120mm en cámara estenopeica

Para colocar el rollo a tu cámara es necesario seguir todos los pasos cuidadosamente.

Pelicula 120mm en cámara estenopeica

Desde conservar el rollo en su bolsa, hasta el momento en que lo vas a utilizar en la cámara.

Pelicula 120mm en cámara estenopeica

Una vez listo, hay que abrirlo con cuidado, extender la primera parte de la película para pasarlo al carrete vacío donde se deslizará para cada toma y dejarlo en el lugar exacto para iniciar el conteo de las fotos.

Pelicula 120mm en cámara estenopeica

Para el proceso de revelado puedes acudir a un laboratorio fotográfico profesional, o bien, utilizar tu propio laboratorio casero, donde deberás implementar los químicos correspondientes.

El rollo de película 120 mm da un formato de 6×6 cm en tus fotografías y tiene un total de 12 fotografías.

Ahora que está lista, ¡manos a la obra! y a fotografiar se ha dicho.

Si tienes alguna duda sobre cómo cargar el rollo hemos encontrado un video que estamos seguros que te será útil.

Si deseas compartir alguna fotografía estenopeica de tu Película 120 mm con Trucofoto, hazlo en nuestro canal de facebook

Saltar en las fotografías utilizando el modo deporte de nuestra cámara compacta es una tendencia imparable, que captura a la perfección la alegría de un momento determinado. Sin embargo, siempre podemos ir un paso más allá utilizándolo en nuestra fotografía construida.

Crear el efecto de una persona flotando en una imagen fotográfica es una técnica muy interesante, sencilla y bastante divertida. Lo único que necesitas es un trípode, ajustar una velocidad alta de obturación en tu cámara y dar muchos saltos.

saltar-en-fotografias-2

Para este truco, escoge un lugar donde puedas saltar. El objetivo es congelar la imagen mientras la persona esté en el aire, así conseguirás el efecto de que el sujeto esté suspendido o levitando en tu escena.

A continuación, coloca tu trípode y cámara fotográfica. Delimita tu composición fotográfica, considerando dejar espacio suficiente dentro del cuadro para dar saltos.

saltar-en-fotografias-4

En modo manual, ajusta la velocidad de obturación de tu cámara a 1/1,000 o 1/1,200 s. Recuerda que para esto tendrás que abrir tu lente lo suficiente para iluminar tu escena.

Si aún así -con la velocidad alta y tu lente abierta- no logras iluminar la escena, puedes hacer uso de un flash externo o subir tu ISO. Si haces esto último, recuerda no abusar de la sensibilidad de tu película, ya que la imagen podría llegar a notarse granulada.

Si no conseguiste un modelo, tú mismo puedes hacerlo. Lo único que tienes que necesitas es tomarte la foto con ayuda del temporizador de tu cámara y saltar lo más alto que puedas.

En mi caso, conseguí imágenes interesantes saltando de diferentes formas en la terraza de mi casa. Para ello, utilicé recursos como abrir una puerta o sostenerme de una barandilla.

saltar-en-fotografias-1  saltar-en-fotografias-3

Otro recurso para saltar en las fotografías es subirte a una silla, consiguiendo así mayor impulso. Si deseas que no aparezca este objeto puedes dejarlo fuera de tu cuadro fotográfico e intentar entrar en la escena al saltar.

Para conseguir una imagen interesante te recomiendo tener una idea antes de lo que quieres conseguir, aunque sea muy sencilla, así como repetir el proceso tantas veces como sea necesario, hasta lograr la fotografía deseada.

No siempre andamos por ahí saltando, lo que hace de este truco el pretexto perfecto para que te diviertas y, de paso, crees unas imágenes bastante originales. Saltar en las fotografías está de moda… ¡Es tiempo de hacerlo!

Ahora inténtalo tú y comparte tu forma de saltar en las fotografías con Trucofoto en el canal de facebook.

Si te ha parecido útil este post de nuestro blog de fotografía, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.