Imogen Cunningham abandona Madrid

Imogen Cunningham abandona Madrid

La fotografía para mí es tan maravillosa que, incluso hoy, es como si jamás hubiera visto una fotografía –declaró en su día Imogen Cunningham (1883-1976). Estas palabras reflejan el profundo impacto que una imagen causaba en la genial fotógrafa estadounidense. Trucofoto estuvo el pasado 20 de enero en la jornada de clausura de la exposición que ha permanecido más de 4 meses en Madrid. No obstante, aún puedes hacer una visita virtual…¡Merece la pena!

Fotografía en blanco y negro de la entrada a la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre

 

Fotografía en blanco y negro de la entrada a la exposición Imogen Cunningham

Las más de 200 fotografías –casi la totalidad en blanco y negro- estaban enmarcadas en cuadros negros sobre fondo blanco, que colgaban perfectamente alienados de manera horizontal de las paredes grisáceas de la amplia sala de exposiciones de la Fundación Mapfre, ubicada en la planta baja del Centro Comercial Moda Shopping.

Fotografía en blanco y negro de un texto sobre la vida de Imogen Cunningham

Fotografía en blanco y negro de un niño tras un cristal
Tekla Wurlitzer (1955)
Fotografía en blanco y negro de un hombre pensativo
Lyonel Feininger, pintor (1936)

Imogen Cunningham tomó dos decisiones que la desmarcaron del resto de las mujeres de su generación: ser fotógrafa y trabajar fuera de casa. Desde ese punto de partida inmortalizó el mundo que le rodeaba: su familia, la naturaleza, bodegones, escenas callejeras y desnudos. Su especialidad fueron los retratos, además de efectuar especial hincapié en diversas técnicas fotográficas experimentales.

Fotografía en blanco y negro del reflejo de una mujer
Clare Shepard, doble
Fotografía en blanco y negro de la doble exposición de Gertrude Stein
Gertrude Stein, San Francisco 2 (1935)
Fotografía en blanco y negro de Cary Grant
Cary Grant, actor (1932)

Estuvo influenciada por prestigiosos fotógrafos de su generación como Edward Weston y Alfred Stieglitz, o Gertrude Käsebier, del cual se empapó para crear las imágenes de estilo pictorialista.

Fotografía en blanco y negro de un vendedor de periódicos
Vendedor de periódicos (1939)
Fotografía en blanco y negro de la sombra de una mano en una tela
Tejido manual con mano (1945)

Su dilatada carrera se centró en el interés hacia la representación del cuerpo humano, algo infrecuente durante esa época. Imogen sentía fascinación por lo que hace única a cada persona y por el hecho de que un mismo sujeto pueda ser diferente en cada momento.

Fotografía en blanco y negro de la mirada de un niño
Isla del Ángel (1952)
Fotografía en blanco y negro de una habitación
Interior (de) Mi estudio, 1117 Terry Ave., Seattle, Washington (1913)
Fotografía en blanco y negro de una mujer en el campo
Roi Partridge – Imogen en la montaña (1915)

Le seducía la idea de retratar la personalidad de las flores y plantas. Y durante su estancia en Nueva York se aficionó a “robar” fotos de la calle, con el fin de capturar actos cotidianos de la vida urbana.

Fotografía en blanco y negro de una mujer fumando tras una ventana
Leni en Chartres (1960)
Fotografía en blanco y negro de un niño en brazos de una mujer
Paula con Gryff en brazos (1916)
Fotografía en blanco y negro de la superposición de una anciana y un jarrón
Mi madre (1910)

A los 92 años empezó su última e inacabada creación: una serie de imágenes de ancianos que materializó en la monografía póstuma After Ninety.

Fotografía en blanco y negro del perfil de un hombre con bigote
Diseñador y diseño (1915)
Fotografía en blanco y negro de los gemelos de Imogen Cunningham
Rondal y Padraic (1930)
Fotografía en blanco y negro de un hombre con el torso al descubierto
José Limón en el jardín 2 (1939)

Proximo destino de Imogen Cunningham: Estocolmo (Suecia).

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

NO COMMENTS

Deja un comentario