Foto Móvil

0 2542
photo credit: 01 - Smartphone Photo Studio for #3DBenchy and tiny stuff (main image camera rig) (license)

Las fotografías con móviles están ganando fama a pasos agigantados y las compañías de teléfonos han visto un filón por lo que invierten cada vez más recursos en mejorar las cámaras de nuestros Smartphones o  teléfonos inteligentes. Tal es así, que ya no es extraño ver concursos de Foto Móvil o revistas especializadas en el sector fotográfico que dedican gran parte del contenido a móviles.

Fotografías con móviles profesionales
photo credit: 01 – Smartphone Photo Studio for #3DBenchy and tiny stuff (main image camera rig)

Pero esto no acaba aquí ni mucho menos. Hace unos días llegó a mí una noticia que decía “El Ayuntamiento de Huelva organiza un curso de fotografía con móvil” y eso me hizo recordar la primera vez que reflexioné sobre el impacto de los teléfonos móviles en el arte de fotografiar:

“Fox Glacier, Nueva Zelanda. Ya había hecho los deberes el día anterior por lo que coloqué el trípode exactamente en el lugar que deseaba y, media hora antes de la caída del ocaso, ya lo tenía todo listo. El entorno era excepcional y para colmo estaba completamente solo en aquel idílico lugar, por lo que me pude recrear haciendo las pruebas oportunas para realizar la medición y ajustar el enfoque junto con los parámetros oportunos. El sol lentamente iba dejando una luz perfecta que realzaba la cadena montañosa del fondo (aún con nieve en su cima). A mis pies un enorme lago creaba un efecto espejo tan exquisito que la imagen que se reflejaba en el agua, llegaba incluso a superar a la imagen real.

En pleno éxtasis creativo, con el disparador automático en una mano y el filtro gradual azul en la otra, la armonía se rompió de un plumazo con unos turistas en familia que, casualmente, llegaron a ese lugar en el mejor momento. Excepto la madre, todos hicieron las típicas fotografías con móviles para postear en twiter, facebook y demás. Pero resulta que uno de ellos tenía un Smartphone de último modelo y además puso la opción HDR. Tan orgulloso estaba de su instantánea que, después de presumir con sus padres y hermanos, me la enseñó a mí (con una pizca de arrogancia y un kilo de ignorancia) a lo que yo sonreí para acto seguido reflexionar sobre este fenómeno.”

El hombreFotografías con móviles
photo credit: Test de l’objectif Olloclip en “mouse view”

Algunos afirman que la fotografía es una rama de la pintura (el tercer arte) ya que no es otra cosa que pintar con luz. Personalmente prefiero darle entidad propia y no encasillarlo (el octavo arte). Al igual que todos sus antecesores, sufre la amenaza constante de las nuevas tecnologías que persiguen etiquetar y automatizar el mayor número de cosas posibles.

Ante la mejora en las cámaras de muchos “celulares”, algunos se preguntan ¿llegarán las fotografías con móviles a tal calidad como para hacer peligrar el arte de hacer una buena fotografía? Por supuesto que no. ¿Acaso hizo el cine desaparecer al teatro?, ¿Acaso ha hecho Internet y su descarga ilimitada de películas desaparecer el cine?. En mi opinión, lo que, en todo caso, hacen estos fenómenos es dar una llamada de atención a los artistas para que se superen a sí mismos y se reinventen. Y todo esto es malísimo para el que hace las cosas “por que así se han hecho siempre” pero buenísimo para el que es capaz de ver, aceptar el cambio y adaptarse a el.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que las fotografías con móviles son una amenaza que atenta contra el arte de hacer una buena fotografía o por el contrario crees que contribuyen positivamente para que cada vez nazcan más genios de la fotografía?

0 1857

La Vuelta a España en 40 días –en foto móvil- es un viaje apasionante contado en primera persona del plural, que Trucofoto tiene el privilegio de compartir (día a día). La aventura pasa por 5 exóticos países: Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Malasia e India. Y trata del Regreso a España de una pareja de españoles, que allá por Noviembre de 2013 hicieron las maletas a tierras australianas en busca de nuevas experiencias.

Comenzamos…

DÍA 1

Loro sobre la mano en Melbourne (Australia)

Los loros, en algunas partes de Australia, son como las palomas en España. Mientras estábamos comiendo algo justo en frente de la playa, vimos como un gran grupo de loros subían a los hombros de una mujer para pedirle comida. Puse comida en la parte de arriba de la cámara de Aurora, con la intención de hacer un retrato divertido y en cuestión de segundos teníamos loros por todas partes. Éste fue el primero en llegar y por tanto “el más listo de la clase”.

DÍA 2

Grupo de cacatúas "posando" en un banco de Great Ocean Road, Melbourne (Australia)

Great Ocean Road.- Después de la lección del primer día, fuimos más cautos a la hora de dar de comer a las aves. Estas grandes cacatúas, mucho más civilizadas, esperaban su turno pacientemente a que las llamásemos para recibir su trozo de comida. Increíble, teniendo en cuenta que estaban en plena calle (por que son totalmente salvajes).

DÍA 3

Playa inóspita de Melbourne (Australia)

Justo al lado de una playa de ensueño, muy similar a la de la película La Isla habían unas escaleritas que nadie se molestaba seguir. Nada hacía pensar que esas escaleras nos iban a llevar a nuestra foto móvil del día. A veces lo más hermoso está en los lugares más escondidos.

DÍA 4

Vistas de acantilados en Melbourne (Australia)

Es difícil elegir una sola instantánea cuando has pasado el día a las afueras de Melbourne fotografiando los 12 Apóstoles. Con ésta nos quedamos, por sus colores.

DÍA 5

Llamaradas inesperadas en un paseo de Melbourne (Australia)

La mejor manera de conocer cualquier ciudad es de la mano de alguien que viva allí. Nuestra amiga Katrina nos paró en un punto de la ciudad y nos dijo que esperásemos ahí, que algo iba a suceder. Nosotros, por supuesto, pasara lo que pasara queríamos captarlo con una fotografía. De pronto, empezó a salir un fuego abrasador de los diferentes pilares del paseo ante el asombro de los turistas allí presentes.

DÍA 6

Casetas de colores en Melbourne (Australia)

Esta es una de las escenas más fotografiadas de Melbourne. Las casetas se pintan a menudo para que nunca pierdan sus colores vivos, que al atardecer contrastan perfectamente con el azul del agua, a solo unos pocos metros de distancia.