Acaba con el debate del formato RAW

Acaba con el debate del formato RAW

El formato RAW puede ser el tema más debatido en la fotografía digital, y se basa en la captación de la información (imágenes) en bruto. Este tipo de archivos proviene directamente del sensor de tu cámara, sin ningún tipo de procesamiento, y tiene16 bits de profundidad de color. A pesar de los pesares, si no usas esta opción, cierras los ojos a los cimientos en los que se sostienen las posibilidades de la fotografía digital.

Cuando decides usar un formato JPEJ, lo que haces es comprimir la imagen y perder información, a la vez que desechas grandes opciones de manipulación al entrar en el cuarto oscuro digital.

Ventajas e inconvenientes

Los archivos en formato RAW son como piedras preciosas, aún sin pulir. Es el formato que otorga el mayor número de datos, pendientes de ser procesados. Gracias a este sistema se consigue la máxima flexibilidad posible en una imagen, y mejora de manera ostensible la tarea de edición posterior.

El procesado de las imágenes es mucho más lento e intenso, y puede ralentizar el funcionamiento de algunas cámaras. Es necesaria la conversión de estos archivos para poder sacar el máximo partido, normalmente se suele pasar a un archivo de imagen estándar en TIFF o JPEG. Es aconsejable elegir un buen convertidor de RAW. Una de las características importantes de estos programas es la capacidad para aplicar unos parámetros a varias imágenes de forma automática (procesamiento por lotes). El resultado obtenido será de una calidad bastante superior al de tu cámara.

Cada fabricante de cámaras dispone de un sistema particular de archivos en formato RAW. No obstante, se ha propuesto la utilización del formato DNG como plataforma común para estos archivos. El sistema RAW -al ser un formato de solo lectura- asegura que la imagen no fue modificada después de la toma, lo que puede ser importante en trabajos científicos, de seguridad o de control de procesos.

Sugerencia de Trucofoto: Nunca trabajes con el archivo en formato RAW original, siempre hazlo sobre una copia del mismo, para no poner en peligro la integridad de los datos de la imagen. Recuerda que… ¡bajo ningún concepto borres los archivos originales!… pues puedes perder tus diamantes en bruto.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

2 COMMENTS

  1. Al “pesar” tanto las fotos en formato RAW, fueron sacando a la venta tarjetas de memoria con mayor velocidad de transferencia de datos (categorías).
    No cabe duda que un buen fotógrafo debe “tirar” las fotos en este formato o combinando RAW+JPEG.

Deja un comentario