Consejos sobre fotografía

Tunel iluminado con luz amarillenta

Tunel iluminado con luz amarillentaTimelapses es una técnica fotográfica que consiste en visualizar unos acontecimientos a una velocidad mayor de la que fueron tomados. Para ello, una vez que has captado una serie de imágenes fijas o has grabado una secuencia con una videocámara, deberás pasar al cuarto oscuro y editar el consiguiente video. La ilusión de movimiento para tu ojo se muestra en los monitores a un ritmo de 25 imágenes por segundo. La sensación de velocidad se logra eliminando imágenes intermedias.

Antes de embarcarte en esta aventura, comprueba si tu aparato posee la función de disparo a intervalos. En caso contrario, existen diversas alternativas: instalar en la tarjeta de memoria un software (llamado CHDK) bajándotelo de Internet, conectar a tu cámara un dispositivo externo -conocido como intervalómetro– o conectar tu cámara a un ordenador para usar un programa específico que realiza la misma función que el aparato externo.

Lo más interesante es jugar con los distintos tiempos de exposición. Todos los movimientos que se capten durante los segundos de exposición elegidos quedarán plasmados en un solo fotograma. Después, es cuestión del número de secuencias que quieras editar.

Cámara de fotos versus Videocámara

Si realizas el Timelapses con tu cámara de fotos ganarás en calidad/precio (definición de la imagen/más económica), autonomía, y entornos escasos de iluminación. Por el contrario, este tipo de práctica limita la vida del obturador (aunque sustituirlo no sea caro), mientras que la videocámara no sufriría desgaste alguno debido al uso.

Sugerencias de Trucofoto: Existen diversas técnicas a la hora de efectuar un Timelapses, basadas en la fotografía a intervalos: HDR (capta varias imágenes con el mismo encuadre y con diferentes mediciones de luz), Light Painting (dibuja con un simple foco de luz), Tilt Shift (efecto surrealista, donde se muestran grandes espacios que parecen maquetas), Stop Motion (colocas la cámara y mueves los elementos entre disparo y disparo), o una mezcla de todas ellas. Como lees, esta práctica es fácil de manejar. Solo necesitas pisar a fondo el disparador de tu cámara (o video-cámara) y mucha creatividad, ¿a qué esperas para poner algo de velocidad a tus fotos?

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Numero 3 en negro encuadrado sobre fondo amarillo, en una placa indicativa del Metro de Madrid

Numero 3 en negro encuadrado sobre fondo amarillo, en una placa indicativa del Metro de MadridEn Fotografía solo hay una fórmula no escrita que da los mejores resultados: la práctica elevada al cubo (trabajar, trabajar y trabajar). El fotogénico número 3 siempre estará  presente en el visor de cualquier fotógrafo a la hora de elegir la exposición de la luz y la composición de la imagen adecuadas.

El Grupo de los Tres Elementos

Tres elementos en una fotografía evocan desequilibrio y dinamismo, y un gran impacto en el observador. Está demostrado que cuando seleccionas un grupo de tres generas un atractivo efecto visual. Un solo elemento refleja soledad y calma, dos transmiten equilibrio al tiempo que pueden generar tedio, y cuatro o más dan como resultado un grupo de componentes excesivo para distribuir.

La Regla de los Tercios

Esta teoría trata de desviar el foco de atención del centro de la imagen para conseguir un resultado más interesante. Es decir, cuando vayas a decidir la composición de tu fotografía, tienes que dividirla imaginariamente en tres tercios verticales y horizontales, y lograr que la atención del espectador aterrice en el punto o puntos de intersección de esas líneas. El mundo del Arte ha utilizado esta norma desde antaño. Sólo hay que fijarse en las grandes obras pictóricas, que focalizan su interés en esos puntos.

 El Triángulo de la Luz

La apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO conforman los controles básicos de la luz. En función de la combinación elegida permitirás el acceso de más o menos luz a tu cámara en un tiempo determinado. Cuanto más elevado sea el valor ISO, mayor sea el tamaño del diafragma y menor sean las velocidades de disparo, más luz quedará registrada. Y viceversa.

Sugerencia de Trucofoto: Ten en cuenta estos tres conceptos, practícalos y serás mejor fotógrafo.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Fotógrafo con la piel amarillenta sujeta su cámara en blanco y negro, en cuyo objetivo aparece la palabra

La cámara fotográfica es mucho más que un objeto. Se trata de una amiga muy sensible. Te ayudará a recordar muchos de tus viajes o algunos instantes irrepetibles. Así que cuida y conserva esa amistad. Tu cámara de fotos lo agradecerá y la tendrás a mano durante más tiempo.

Cámara en blanco y negro con la palabra "¡Cuídame! en amarillo dentro del objetivo

Ella esta compuesta de varios materiales muy frágiles y sensibles. No olvides que la lente y los filtros son de cristal, los cuales deben permanecer siempre limpios para que la luz incida con solvencia. Además consta de multitud de componentes mecánicos y electrónicos bastante delicados. Hay varios enemigos a tener en consideración: los golpes, el polvo, diversas partículas que arrastre el viento o la tormenta, el agua o la humedad, y como no, los dedos sobre la lente del objetivo. Por ello, estas son las pautas a seguir para curar en salud a tu cámara fotográfica:

  • Manténla siempre protegida tanto en interiores como en exteriores. El mejor sitio será dentro de una buena mochila que esté perfectamente forrada, a prueba de impactos. Además son muy recomendables llevar  bolsitas anti-humedad.
  • Mientras dispares las fotos, cuélgate su correa donde puedas (al cuello, al hombro, de la muñeca), para evitar caídas inesperadas.
  • Protege la pantalla con un protector de plástico rígido, para mantenerla más segura de posibles ralladuras.
  • Cada vez que cambies el objetivo, la cámara fotográfica siempre mirará hacia abajo.
  • Al concluir tu sesión, guarda las fotos en otro soporte de imágenes, para no perder tu trabajo.
  • Lleva siempre consigo un kit de limpieza, compuesto por gamuza, líquido limpiador y brocha. Para limpiar la lente primero usa la brocha para deshacerte de las partículas más gordas, y después pásale la gamuza impregnada con un par de gotitas del líquido (siempre circularmente de dentro hacia afuera).
  • Cuando salgas con ella, en especial cuando vayas de turista, en ningún momento pierdas de vista tu equipo fotográfico. Siempre hay amigos de lo ajeno en los lugares más insospechados, y sobre todo en los sitios muy transitados de gente.

Trucofoto te recuerda, que más vale prevenir y… cuidar de tu cámara fotográfica.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

A la hora de hacer fotos urbanas hay que tener en cuenta que aunque las ciudades tomaron en su día parte de la Naturaleza, no lograron arrebatarle su esencia. Es imposible imaginar la urbe, sin la presencia de vegetación, de aves, de algún mamífero, o del azul del cielo, aunque en muchas ocasiones la contaminación te impida verlo.

naturaleza-urbana

Esas partes vivas que se encuentran entre las calles y los edificios tienen la función de recordarte cual es nuestro origen, además de animar la frialdad del cemento, del hormigón, del stress, o de nuestras caras. Esa agradable simbiosis entre lo artificial y lo natural puede captarse a través de vistas generales o de unos interesantes primeros planos.

Para capturar esos instantes debes habituarte a ser más observador con cada mirada, además de trabajar la atención y la paciencia, en especial cuando pretendas fotografiar palomas, gorriones, golondrinas, perros o gatos.

En muchas ocasiones para hacer fotos urbanas es necesario saber manejar el movimiento. Usar una sensibilidad alta te ayudará a conseguir unas mejores imágenes dinámicas. Si careces de trípode, ayúdate de cualquier objeto, donde puedas apoyar tu cámara, para lograr una mayor nitidez.

Experimenta con la iluminación, las distintas longitudes focales y las diversas posiciones del zoom. No te olvides de los ángulos picados o contrapicados, que ofrecen perspectivas impactantes.

Juega con el contraste que otorgan la combinación de los elementos de la naturaleza y de las construcciones humanas. Aprecia esas yuxtaposiciones, a veces caprichosas, y consigue un encuadre original. Conviene hacer las fotos en formato RAW, si tu cámara te lo permite.

Fotógrafos que pueden abrir tus ojos como fuente de inspiración, son Paul Raphaelson, Britta Jaschinski o Andy Rouse, todos ellos especializados en la búsqueda de la curiosa naturaleza metropolitana.

Misión Trucofoto: Debes cazar “en vivo” esos vestigios naturales que aún salpican la arquitectura y el inmobiliario en tus fotos urbanas . Cámara en mano, sal de Safari por tu Ciudad.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Luna amarillenta sobre la noche de una ciudad en blanco y negro

[For an English version of this article, click here]

Realizar fotografías a la luna es algo fácil pero es conveniente seguir una serie de pautas si no quieres desesperarte probando y probando.

Luna amarillenta sobre la noche de una ciudad en blanco y negro

Localiza la Luna (no solo cuando sea llena o de noche). Hazte con un buen trípode (y a ser posible un disparador a distancia), aunque con un objetivo catadióptrico (de espejos) podrías tomar la foto a pulso. Juega con los distintos valores de exposición, obturación y sensibilidad, hasta dar con los idóneos. Enfoca algunos de los siguientes consejos, y… fotea.

– Utiliza la Medición Puntual de la luz, para enfatizar los detalles. Si no dispones de esa función, prueba a ajustar la exposición -a la baja- para que la cámara subexponga. Revisa el histograma después de disparar y comprueba que no se haya quemado alguna parte de la foto.

Enfoca al infinito, con el modo manual. Si no tienes esa posibilidad, busca algo que esté lo suficientemente lejos, enfócalo -y tras mantener ese punto de enfoque- apunta a la Luna y dispara.

– Usa una velocidad de obturación alta (a partir de 1/125 de segundo), para contrarrestar el movimiento de la Luna.  Si utilizas una distancia focal muy larga, tendrás que usar una velocidad aún más rápida. Es recomendable hacerse con un Teleobjetivo. Para hacer fotografías a la luna lo ideal sería una lente, de al menos 300 mm.

– Practica bracketing, que consiste en realizar varias exposiciones modificando los parámetros de abertura del diafragma (la idónea es la que se encuentre en el medio rango de tu cámara ) y de la velocidad de obturación (variando los valores de exposición).

– Coloca la sensibilidad ISO en la posición más baja de la cámara, y si vas justo en los parámetros de exposición, mejor baja un diafragma de apertura ( f/ 5, 6) o da un poco de velocidad de obturación (1/100). Una buena combinación para una exposición eficaz es ISO100, 1/125 y f8.

– Conviene ajustar la velocidad de disparo en función de las condiciones climatológicas o de las distintas fases lunares, realizar varias tomas seguidas para lograr la instantánea más nítida, y si disparas en RAW podrás calibrar posteriormente la exposición. Una vez que pases al cuarto oscuro, revisa las imágenes captadas siempre al 100% del zoom.

Sugerencia de Trucofoto para realizar fotografías a la luna : usa algún filtro y tus lunas parecerán otras.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Ángulo contrapicado de un árbol en blanco y negro, donde inciden los rayos amarillos del sol

[For an English version of this article, click here]

La luz en fotografía es lo que la mayoría de veces diferencia una foto profesional de una instantánea convencional y por tanto un buen fotógrafo tiene que conocerla, buscarla y aprender a jugar con ella. Existe un mínimo necesario de iluminación para que una imagen vea la luz. Aunque hoy en día, gracias a una mejora de la técnica fotográfica y al surgimiento de la era digital, el ojo humano puede apreciar lo que antes era un imposible.

Ángulo contrapicado de un árbol en blanco y negro, donde inciden los rayos amarillos del sol

A pesar de lo que puedan decirte tus ojos, el brillo y la viveza de los colores no varían, con independencia de la luz existente. Ahora las posibilidades fotográficas superan la incapacidad visual del ser humano. Anteriormente la falta de luz en fotografía generaba en las imágenes un aumento de ruido (de grano). Esto ha mejorado, debido al uso de los amplios rangos de luminosidad, tanto en la cámara como en la fase de retoque fotográfico. Además, la función de estabilización de la imagen, ayuda a trabajar cámara en mano con exposiciones relativamente largas. Cada vez dependerás menos del uso del flash electrónico para hacer fotos en lugares donde la luz sea escasa.

En la actualidad una cámara digital es capaz de fotografiar momentos donde predominen altos niveles de brillo o contraste. Es conveniente pecar de subexposición, y garantizar que las áreas iluminadas no sean de un blanco puro, porque de darse el caso, sería difícil recuperar los colores en postproducción. También puedes acentuar o disminuir ciertos detalles de una imagen a través de diversas técnicas digitales (ajustes realizados con Curvas, Sombras / Iluminaciones o la manipulación de archivos RAW).

Nunca te olvides de la luz en fotografía: su dirección, color, naturaleza, o intensidad e intenta capturarla en el momento preciso. Los mejores instantes suelen ser al amanecer y al anochecer y el campo es el escenario idóneo para jugar con la luz, basta con girar alrededor de un punto para que la escena nos proporcione al menos cuatro o cinco efectos de iluminación diferentes. La combinación de sombras oscuras y áreas bien iluminadas expuestas al sol da lugar a un alto rango dinámico, es decir, una diferencia considerable entre la iluminación de los reflejos y las sombras. Para evitar la aparición de destellos, usa un filtro polarizador, que elimina el brillo de las superficies y proporciona colores saturados.

Trucofoto desea… ¡Que la luz te acompañe!

Mujer fotografiando con una cámara en blanco y negro, y la marca de la misma (Nikon) en color amarillo

[For an English version of this article, click here]

Hoy en día, muchos se compran una reflex sin la más mínima intención de aprender a usar la cámara. La progresión de un fotógrafo es proporcional a la actitud que mantiene con los controles de su cámara. Y la mejor escuela: la práctica. Trucofoto se pregunta… ¿Sabes usar la cámara correctamente?

Mujer fotografiando con una cámara en blanco y negro, y la marca de la misma (Nikon) en color amarillo

La obturación es el control por excelencia. En función de la apertura del diafragma, se registrará en el sensor una cantidad de luz y el movimiento de los objetos, obteniendo un resultado más o menos nítido. La lente es la base de esa nitidez, pero ayudan: un enfoque preciso, reducir el movimiento del objeto y de la cámara, y un tiempo de exposición corto.

La profundidad de campo es un concepto relacionado con el cómo se ve y se maneja el espacio (plasticidad de la imagen). Las principales formas de controlar este elemento es a través de la apertura, de la longitud focal y del aumento. Se llama bokeh a la calidad del desenfoque, y actualmente es un rasgo de la imagen tan apreciado como la nitidez.

La resolución de la imagen es una forma de medir el grado de detalle que se registra con un cierto nivel de contraste. No siempre la calidad (ésta se mide en función del número de pixeles) va asociada a la resolución, sino que inciden otros factores como puede ser el tipo de objetivo de la cámara. El ruido de una instantánea son las motas o destellos irregulares y aleatorios, que puede ser causado por el calor, la naturaleza de la señal eléctrica o la actividad del sensor. Ese ruido equivale al grano de la fotografía analógica. Es bueno experimentar con diferentes valores ISO para conocer las características del ruido.

Realizar un balance de blancos, amplia tus posibilidades a la hora de corregir los colores, al igual que una exposición acertada ofrece una mayor flexibilidad en relación con el brillo de la imagen. Trabajar con el espacio del color más grande es fundamental para ayudar al sistema en la producción de la gama de colores más rica. El método más seguro de evaluar la calidad del color de las imágenes es emplear un monitor de alta calidad o la pantalla del portátil en un espacio, donde la luz del sol no incida directamente.

Esperamos que estos consejos te ayuden a usar la cámara correctamente.

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Vista de humo amarillo sobre fondo negro

[For an English version of this article, click here]

¿Sabríais diferenciar entre vuestro círculo de amigos y conocidos quienes se dedican a hacer fotos y quienes a la Fotografía?. La palabra fotografía procede de los vocablos griegos “phos” (luz) y “grafis” (escribir): escribir con la luz. Esa metáfora es una buena definición de la técnica fotográfica, al tiempo que limitada.

Vista de humo amarillo sobre fondo negro

Hacer fotografías es una práctica (de casi dos siglos de vida) cada vez más habitual y cercana a todos  los públicos, hasta el punto que es extraño si te encuentras en un lugar muy transitado, no observar que alguien use su teléfono móvil o cámara para inmortalizar vivencias.

Fotografiar es algo más que hacer fotos, aunque también tenga sus géneros (retratos, viajes, naturaleza, arquitectura, www.atoledo.comcom/consejos-fotografia/fotos-de-deportes-en-estado-puro/”>deportes, documental o artística). Es pintar, dibujar o grabar un momento, para capturar la realidad, que transmita y/o emocione al espectador. La fotografía es un todo, un conjunto de elementos que se resuelven en una instantánea. El fotógrafo -con su particular visión del mundo- y la cámara -con sus determinadas características técnicas- son los protagonistas de esta película.

Como ves nuestra pasión va mucho más allá de escribir con la luz, que no excluye la posibilidad de hacerlo. Si dejas tiempos de larga exposición, mientras apuntas con una fuente de luz hacia tu cámara -la cual debe de estar apoyada en algún lugar estable- podrás escribir o dibujar algo bastante chulo.

El arte consiste en la creación humana de algo bello, mediante la imaginación o imitación de la realidad. Eso es la fotografía, que habla sin palabras un idioma universal, aunque su interpretación puede variar en función de los ojos y la cultura conque se miren.

Trucofoto se pregunta. ¿Qué es para ti la fotografía? , ¿crees que te dedicas a hacer fotos o a fotografíar?

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Cámara fotográfica en blanco y negro con una pegatina amarilla, con la fecha de caducidad

[For an English version of this article, click here]

Así de contundente es la realidad: todo lo que nace muere. Al comprar tu cámara fotográfica, ésta ya tiene una fecha de caducidad.  La buena noticia es que nadie te puede asegurar que se cumpla esa esperanza de vida.

Cámara fotográfica en blanco y negro con una pegatina amarilla, con la fecha de caducidad

Existen diversos indicadores para analizar la duración de la vida útil de tu nueva cámara fotográfica, la cual varía en función de los distintos tipos (réflex, réflex-digital o compactas), marcas y modelos. La estimación más conocida es la relacionada con el número limitado de disparos posibles, que puede oscilar desde los 25.000 hasta más de 200.000 fotogramas. Una cámara puede gozar de buena salud durante diez años -incluso dándole un uso profesional- o puede ser víctima de un infarto en cualquier momento.

Más que hablar de cuánto va durar el aparato, sería más apropiado referirse al tiempo útil de cada uno de los circuitos electrónicos y componentes mecánicos del mismo. En primera línea de importancia estarían el obturador y el sensor (en las digitales), debido al desgaste que sufren cada vez que la luz accede a través del objetivo. Pero no menos relevante es el uso que se hace del botón del disparador o de la batería.

El que se estropee alguna parte de tu cámara fotográfica no es sinónimo de entierro. Existe la garantía de compra o el servicio de reparaciones de la compañía fotográfica, que en algunos casos consta de una especie de tarifa plana. También se puede sustituir el elemento muerto o averiado. No hay que dramatizar. Valora si te merece la pena el coste económico. Si decides hacerte con una cámara de segunda mano, solicita a un experto el número de disparos realizado.

Trucofoto te recuerda que en tus manos está el prolongar el uso y disfrute de su compañía. Ella es delicada y necesita ciertos cuidados. Le gusta la limpieza, no lleva bien los golpes o los cambios de temperatura, y ojo con los líquidos (véase Los Gremlins).

La existencia de la obsolescencia programada por los fabricantes es una realidad que consiste en acortar la vida de los productos para aumentar las ventas, siendo ésta una práctica utilizada desde hace casi un siglo. Entonces es posible que también tu cámara esté inducida al suicidio, pero eso, ¿quién lo va a admitir?

 

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.