Cómo la fotografía comercial o publicitaria construye su propia realidad

Cómo la fotografía comercial o publicitaria construye su propia realidad

Fotografía en blanco y negro de una mujer practicando contorsionismo
Fotografía de Richard Avedon

En la fotografía comercial (publicitaria o promocional) siempre se crea el escenario pretendido -nada se deja al azar- a diferencia de otro tipo de fotografías, donde la realidad marca el tempo y el fotógrafo debe estar pendiente de capturarla. Impactar con la imagen es la primera intención de un género clave para la propagación de la actual sociedad de consumo.

La fotografía comercial procura presentar eficazmente las características relevantes de un producto o servicio de una manera atractiva/emotiva a ojos del espectador/corazón. Por lo que la imagen debe ser muy cuidada, tanto en la sesión como en el obligado retoque digital de las fotografías. Siendo la funcionalidad u objetivo final el aumento de las ventas.

Fotografía en blanco y negro de un perro blanco con unas gafas negras puestas
Fotografía de una campaña publicitaria

Tres conceptos básicos en la fotografía comercial

  1. La iluminación. La luz natural es la deseable. Presta especial atención a los brillos y las sombras para que no se vea empañado tu trabajo.
  2. La composición fotográfica. Predominio de la estética como búsqueda de la originalidad. Prueba distintos ángulos, en función del objeto a fotografiar. Cuida el fondo (los mejores son el blanco o el negro, sobre todo que no distraigan).
  3. Buena conservación y preparación. No olvides limpiar (manchas, polvo…) o mantener en buen estado (ralladuras, golpes, partes podridas…) el producto. Además de dejar todo listo para iniciar una buena sesión.

La fuerza de la fotografía comercial

  1. Inmediatez. El impacto es ipso-facto y duradero.
  2. Veracidad. La fotografía publicitaria es creíble.
  3. Seducción. El lenguaje de la atracción es efectivo.
  4. Icono Universal. El idioma visual es internacional.

Trucos para una mejor fotografía comercial

  1. Configura tu cámara fotográfica en manual.
  2. Utiliza un objetivo zoom de calidad, o en su defecto, un focal fija.
  3. No te olvides de usar el trípode.
  4. Realiza un buen balance de blancos.
  5. Si te encuentras en la necesidad, hazte con un elemento para difuminar la luz o un reflector para el rellenar las sombras duras.
  6. Saca numerosas tomas durante la sesión.
Fotografía en blanco y negro de una mujer practicando contorsionismo
Fotografía de Richard Avedon

Si te ha gustado el post, escribe un comentario y/o compártelo con alguien a quien también le pueda interesar.

Y si quieres promocionar en Trucofoto tus fotografías, hazlo en nuestro canal de facebook.

1 COMMENT

Deja un comentario